EL ESPANTOSO REDENTOR LAZARUS MORELL PDF

Much of the story engages with the philosophical idealism of George Berkeley, who questioned whether it is possible to say that a thing exists if espanfoso is not being perceived. Would you also like to submit a review for this item? El asesino desinteresado Bill Harrigan. Quotations and page references in this article follow that translation. El espejo de tinta.

Author:Mulkree Nazilkree
Country:Saint Lucia
Language:English (Spanish)
Genre:Health and Food
Published (Last):2 June 2005
Pages:389
PDF File Size:18.22 Mb
ePub File Size:4.85 Mb
ISBN:707-4-18610-530-6
Downloads:63921
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Faugrel



Se afirma ademis que la narraci6n no es de ningtin modo psicol6gica. Asi se exhorta con suficiente vehemencia al lector a no aplicar la dimensi6n de la profundidad en la interpretaci6n, aunque esta advertencia bien podria considerarse tambi6n como un indicio de que en realidad el lector tiene que vdrselas con Borges.

XVI, , p. Hasta que punto se trata de un juego con el lector irresponsable juego o indicio de una aut6ntica reproducci6n habria que aclararlo en un estudio especial 3. En cambio se demostrari a continuaci6n que vale la pena, independientemente de esta cuesti6n irresuelta, considerar Historia universal como una obra de inspiraci6n borgiana: 6sta denota innegablemente ese caricter y podria ofrecer incluso la posibilidad de indagar mejor sobre el joven Borges, el Borges que entonces procuraba hallar su propio camino.

El texto entero podria ser calificado con derecho como un ininterrumpido oximoron picaresco. Para el argumento: la historia del bandido John A. Murrell, segin B. Miinchen, Esta vez se alude s6lo homindirectamente al tema del trifico de esclavos. En el capitulo bres , donde el narrador pasa del escenario a los personajes, aparece de nuevo y con mas fuerza este tema unificador. El lector, que cree que con esta presentaci6n lel heroe se inicia por fin una narraci6n continua, es desengafiado.

Esto es vlido tambidn para el m6todo de Morell. Podria afirmarse que ste es directamente una picaresca transferencia del tratamiento borgiano del heroe, una especie de po6tica inmanente. Se inicia ya con la traviesa observaci6n de que los daguerrotipos del protagonista suministrados per las revistas norteamericanas son falsos: y en efecto, al igual en varios aspectos que Baudelaire, Borges no cree en la fidelidad fotogrifica; tal vez con ello sugiere al lector con cuinta libertad tratara el argumento transmitido.

Dos testimonios falsos, uno del propietario de un sal6n de juegos, otro de la pluma de Morell mismo, documentan parad6jicamente el suceso, fingiendo una fidelidad hist6rica que resulta ser en realidad pura ficci6n. Lo mis interesante es sobre todo la practica balada titrica fraudulenta del heroe mismo.

La picaresca de los astutos robos de caballos Morell predica de modo que hace Ilorar a los oyentes y, entre tanto, sus compinches cortan las ataduras de los caballos y escapan con dstos es s61o un preanuncio de este metodo, inspirado en el tramposo hist6rico Murrell. La burla es levada a su extremo cuando Morell, con anilogo sistema, escarnece calculadamente el anhelo de libertad de los esclavos.

Incluso en esta cima o abismo de la infamia, dsta aparece en la forma de una fiesta estilistica y un extasis liberador. Borges mismo juega el juego de Morell, es decir, utiliza al protagonista como soporte de su estilo, que dste refleja de modo inmanente. Borges habla de libertad y liberaci6n final, utiliza el lenguaje del 6xtasis mistico al referirse a la liberaci6n de los sentidos, el tiempo y el propio yo, y se basa, sin embargo, en un capitulo de exacerbada infamia humana. Lazarus Morell es hasta cierto punto la cifra del autor y su estilo.

Borges, al igual que 6ste, hace juegos malabares con la palabra y, como 61, busca una especie de espantosa redenci6n: la de la inmersi6n en la nada.

Tambien en este caso se produce en efecto una especie de 6xtasis de la maldad, una redenci6n a traves del crimen. Viaje, rio 7 y rumbo contribuyen con su clima temitico. Se trata nuevamente de robo de caballos, pero alcanza aquf la calidad de un ritual de extrafia consagraci6n. Es significativo que Morell necesite el caballo para entrar en una ciudad 8 y tambi6n que esa ciudad se hame Natchez.

La novela de Chateaubriand sobre la tribu de los natchez es tan conocida en Latinoamerica que no puede considerarse casual la elecci6n de este nombre: de este modo se destaca el caricter extitico de la acci6n conjuntamente con el rio, el viaje, el robo del caballo y la entrada en la ciudad.

Esta vez el robo del caballo no s61o se consuma met6dicamente, sino que se conecta con un asesinato ritual. Morell hace desmontar al jinete, hace marchar unos doscientos pasos en direcci6n al rio y desnudarse; rehisa darle tiempo para orar, le dispara un tiro en la nuca, le corta el vientre, arranca las entrafias y arroja 6stas y el cadiver al rio. Luego registra los bolsillos, encuentra quinientos d6lares, se calza las brillantes botas nuevas del asesinado, sumerge sus botas viejas en el rio criminal se exaltaba hasta y entra en Natchez.

Con este rito, la redenci6n y la historia , se consuma, por asi decirlo, un cambio de cual se posibilita la entrada en la ciudad sagrada. No s61o se distancia a traves del que contrarresta la idea de una efectiva redenci6n mediante la menci6n de numerosos detalles brutales. Se trata en cierto modo de una trascendencia vacia para utilizar un concepto que emplea Hugo Friedrich al estudiar la poesia moderna.

El 2 de enero de , Lazarus Morell falleci6 de una congesti6n pulmonar en el hospital de Natchez La iltima ironia del relator consiste en fechar con exactitud la trivial muerte civil del heroe. Es al mismo tiempo un indicio de que el espectro de un cuento hecho de pura superficie ha desaparecido y que la literatura retrocede ante la realidad.

La narraci6n demuestra en una plastica visi6n que la palabra ordenada y reglamentada so sirve para la esclavizaci6n y la perdici6n del ser humano. La oratoria es utilizada por Lazarus Morell para engafiar, el lenguaje judicial le sirve para legalizar sus crimenes 9, el lenguaje del contrato comercial enmascara el engafio, el de la moral cristiana impulsa a Las Casas a cambiar esclavos indigenas por negros, el de las Sagradas Escrituras sirve s6lo para conducir a un desenlace ilusorio las primordiales esperanzas de los negros; Morell mismo ilustra ejemplarmente c6mo se puede emplear utilitariamente la palabra.

Lazarus Morell es un hdroe birbaro ad absurdum. Tambien es especificamente latinoamericano el eminente desenlace mistico borgiano del juego: la reducci6n al absurdo, lo que se niega ir6nicamente, es al mismo tiempo una expresi6n de fascinaci6n y una celebraci6n ritual de caricter exttico-mistico.

Janik Magische Wirklichkeitsauffassung im hispanoamerikanischen Roman des Jahrhunderts, Tiibingen, Los motivos de la alergia de Morell contra la placa negra que el narrador menciona contienen tambien pensamientos para no dejar initiles raspoetol6gicos. Donde se dice gos , significa en el contexto literario del relato un argumento tactico: el tramposo Morell no quiere acabar en el album de los criminales.

Es tambien una oculta expresi6n del convencimiento el hecho de que Borges considere ilusorios los rasgos positivos del h6roe. Estamos, por asi decirlo, frente al segundo capitulo de la po6tica inmanente de Borges. Ya al principio se reconoce el rechazo de la sospecha de fidelidad fotogrifica. El fantasmal juego comienza ya con el nombre del heroe, pues en realidad son dos: en la partida de bautismo figura Orton, mientras que el relator prefiere por lo general el nombre con el cual el heroe aparece mas tarde.

Su criado y spiritus rector, el negro Bogle, encaja a su modo en este programa; es una notable mezcia de maciza carnalidad y genialidad la inversi6n de los papeles entre maitre y valet pertenece ya desde Diderot al arsenal de la antinarraci6n. Este Bogle, cuyo nombre recuerda significativamente el de Borges, tiene en efecto ocurrencias geniales.

Bogle tiene que ver, como Borges, con la magia y la inspiraci6n. Sabia que todas las similitudes logradas no harian otra cosa que destacar ciertas diferencias inevitables. Renunci6, pues, a todo parecido. Intuy6 que la enorme ineptitud de la pretensi6n seria una convincente prueba de que no se trataba de un fraude, que nunca hubiera descubierto de ese modo flagrante los rasgos mas sencillos de convicci6n p.

Como Tom Castro no podri jamis suministrar un fiel trasunto de Roger, Bogle pone sus esperanzas en la fuerza de convicci6n de una libre y en cierto modo insolente invenci6n, totalmente alejada de la imitaci6n y mis alli de toda verosimilitud y 16gica. El sistematico intento de Bogle de hacer pasar a Tom Castro por hijo refleja el juego que Borges juega con el lector.

Una vez arraigada, la imaginaci6n, en alianza con la esperanza, ya no se dejari arrebatar el fruto; asi piensa Bogle y lo mismo hace Borges con el lector. Al fallecer lady Tichborne stibitamente, los parientes entablan demanda por usurpaci6n de estado civil, pero otra vez una ocurrencia literaria pone fuera de combate a la realidad. Ni siquiera la aparici6n de una antigua amante de Roger Tichborne perturba a Bogle: pide a su dios por tercera vez una.

Si se produce o no, no puede ser comunicado por el narrador al lector, ya que precisamente en ese instante Bogle es atrapado y matado por un carruaje, el mismo que le inspirara temor toda su vida en cada bocacalle. Tom Castro, que sin su genio es totalmente impotente, se desploma y es condenado a catorce afios de trabajos forzados. Tambien este epilogo es significativo desde el punto de vista poetol6gico.

Al final, el lector vuelve a ser enfrentado con la cruda realidad de un hecho trivial y una muerte. El heroe en quien crefa y queria creer muere con el texto: 2 de abril de muri6. Estos dos estilos representan dos mundos que entran en conflicto en este cuento de Borges.

Pero Borges no es Rabelais ni Voltaire. Despuds de este combate, en el que triunfan sus piratas, hace seguir una segunda contienda de consecuencias mas serias, una extrafia batalla que no tiene consistencia real, una fantasmal e irreal lucha, al final de la cual la viuda se da por vencida. La batalla se lleva a cabo s61o a nivel del estilo y la po6tica. La pirata, como representante de una po6tica de inspiraci6n ultraista, ha vencido el poder de la autoridad en tanto 6sta buscaba el combate con 6rdenes, reglas y palabras altisonantes, pero 6sta hace rozar la vela de la rebeli6n contra el lenguaje extitico de lo inmutable contra los jeroglificos de una doctrina mas ally de toda doctrina.

Lo hace porque, eminentemente emparentada en este sentido con Borges, busca tambien la dimensi6n del misterio. Borges, cuyo medium es la pirata, sabe que en el domino de lo sagrado no puede ser creador y que en sus relaciones con el drag6n, es decir, migico maravilloso, no es mas que el lector de una historia, no inventor.

Esto me parece expresar, poetol6gicamente, la f bula del drag6n y la zorra. Borges afirma algo similar de o10 13 La consulta de la fuente P. Gosse, The History of Piracy, London, , p. El tema de la iluminaci6n, que antes denotaba un tono par6dico, surge aqui con los ropajes tintorero de opereta de un espectro superficial con mas fuerza ain.

Si bien esto sucede con indicios de engaiio y herejia, no quiere decir que debe ser identificado con el rechazo. Tambien los 6xtasis comentados hasta ahora se caracterizaban sobre todo por su negatividad. El heroe es introducido como embozado o enmascarado profeta 15 Busca, pues, como Borges y la viuda Ching, 10 misterioso. Pretende ser una especie de redentor y representar una oculta verdad mas alli de los conocimientos humanos.

Esta pretensi6n se relaciona con el preludio del profeta. Hakim habia sido instruido por un hermano de su padre en el oficio de la tintoreria, y este arte es considerado ocultista emparentado con la alquimia. Por otra parte, el tio por linea paterna es, en su condici6n de instructor artesanal, un prototipo de textos iluministas-francmas6nicos Es caracteristico en este sentido que 61 ejecute su trabajo de tintorero por la noche y que el Angel le prohiba y Satin le sugiera.

Lo importante es finalmente que Hakim se aparte en definitiva de ambos consejeros. La caracteristica comin a todas estas formas es la transformaci6n. Hakim comprende, por ltimo, que gel y Satan erraban la verdad y que todo color es aborrecible p. Con esta intuici6n, Hakim, y a su modo Lazarus Morell y todos los demos redentores espantosos, se convierten en cierta medida en el autor Borges, el cual, como hemos comprobado, evita todo juicio de valor proveniente del exterior y el pasado y reduce su texto al mero estilo y a la pura figura.

El busca a su manera, como embozado o enmascarado profeta, la conexi6n con lo sagrado. Sostiene que la cabeza le ha sido arrancada del tronco y conducida a la faz del Seior, el cual le ha ordenado ser profeta y le ha inspirado palabras tan antiguas que quemarian los labios de quien se atreviera a pronunciarlas.

Dos ciegos que le acompafian, un leopardo, que 61 ha enceguecido, y un har6n de mujeres ciegas, que cumplen la misi6n de calmar las necesidades naturales de su cuerpo divino, testimonian en qud medida le ha sido transferida la fuerza del rostro radiante. Esto, por cierto, da mas la impresi6n de una parodia y de una figura estilistica barroco-apocaliptica y no de seriedad sagrada. En la practica, tambi6n Hakim, al igual que todos los redentores de Historia universal de la infamia, es un impostor que debe abdicar finalmente ante el poder de la realidad trivial.

Su cosmogonia, de inspiraci6n gn6stica, permite adivinarlo, pues es expresi6n del escepticismo teol6gico mas absoluto. Al principio de esta cosmogonia hay un dios sin origen, nombre ni rostro e inmutable, un dios, por tanto, como el de los cristianos y judios.

Pero segin la teogonia de Hakim, este dios inmutable se ha convertido en nueve sombras, que crearon el primer circulo celeste y que proyectan a su vez nueve sombras, y asi sucesivamente hasta llegar a las sombras. Borges elige el inico estilo el de la parodia y la ausencia de significado adecuado a la realidad que 61 ve.

Si Hakim Ileva una mascara o cuadruple velo, logos la Palabra , un enjoyado velo y el rostro un rostro que enceguece , son circunlocuciones de su fuerza divina.

DYMO LABELMANAGER 210D MANUAL PDF

EL ESPANTOSO REDENTOR LAZARUS MORELL PDF

Se afirma ademis que la narraci6n no es de ningtin modo psicol6gica. Asi se exhorta con suficiente vehemencia al lector a no aplicar la dimensi6n de la profundidad en la interpretaci6n, aunque esta advertencia bien podria considerarse tambi6n como un indicio de que en realidad el lector tiene que vdrselas con Borges. XVI, , p. Hasta que punto se trata de un juego con el lector irresponsable juego o indicio de una aut6ntica reproducci6n habria que aclararlo en un estudio especial 3. En cambio se demostrari a continuaci6n que vale la pena, independientemente de esta cuesti6n irresuelta, considerar Historia universal como una obra de inspiraci6n borgiana: 6sta denota innegablemente ese caricter y podria ofrecer incluso la posibilidad de indagar mejor sobre el joven Borges, el Borges que entonces procuraba hallar su propio camino. El texto entero podria ser calificado con derecho como un ininterrumpido oximoron picaresco.

KONWENCJA RAMSARSKA PDF

El atroz redentor Lazarus Morell – Jorge Luis Borges

.

AUDIOPHILE 2496 PDF

Jorge Luis Borges

.

Related Articles